La Fundación

Historia del Colegio

Las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación en 1888, reclamadas por el ayuntamiento, llegan al antiguo convento de San Francisco, en la plaza de este nombre para hacerse cargo del Hospital de enfermos pobres. A los pocos días de llegar, y en el mismo hospital, abren también un Colegio. En este Hospital estarán hasta 1913, fecha en la cual trasladan el colegio a la calle Tejedores y posteriormente, en 1917, a la calle Mascarós.

El 1 de mayo de 1929 muere Doña Modesta Puértolas Pardo dejando sus bienes a las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, para que hagan un Colegio gratuito para niñas de 3 a 15 años, se inician las obras y el 18 de enero de 1932 las Hermanas estrenan el nuevo Colegio en la Plaza de la Iglesia.

En 1972 con la nueva reforma educativa y las condiciones de espacios que la misma exigía, la Congregación de las Hermanas de la Consolación por no poder económicamente hacer frente a las exigencias, deciden dejar l'Alcora. Ante este hecho los padres de familia acuerdan hacerse cargo de la administración del Centro para que las Hermanas no tengan que marchar y más tarde el 12 de diciembre de 1976, se inician las obras del actual Colegio. Por este motivo, la Asociación Católica de Madres y Padres de Alumnos del Col·legi Puértolas Pardo es propietaria y titular de este Colegio y acuerdan con las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación que este centro sea dirigido y atendido por las Hermanas de la misma manera que dichas religiosas llevan sus colegios propios y en conformidad con el Carácter Propio y Proyecto Educativo que tienen establecidos para sus propios centros.

La Fundación en la actualidad

Tiene como objeto la educación cristiana de niños y adolescentes en edad escolar. La Junta de Patronato está formada por la misma Junta Directiva del AMPA y dos hermanas de la Congregación: la directora y otra hermana de la Comunidad.